« Home | Un viejo texto » | Espera » | Prevacaciones » | Deporte de riesgo » | Ninfa del lago » | Perdón » | Sin título » | Negros borrones » | Día soleado » | Amor... »

Unicornio


Tras una tarde de aburrimiento me ha dado por escribir, y he decidido cambiar un poco de temática oriéntando este corto relato a la rama de la fantasía.


Me despierto cada amanecer con el apenas si perceptible ruido que sus ligeros cascos producen sobre la húmeda hierba, disfruto de cada uno de sus movimientos arropado tras los matorrales. Me oculto de él como el niño que espía una conversación de adultos tras la puerta, excitado, avergonzado, temeroso de ser descubierto. Su deslumbrante pelaje de un color indescriptible ilumina el pequeño claro que se mantiene escondido del adormilado sol.

Trota de un lado a otro de la verde pista sin un patrón fijo, al menos sin uno que mi vaga perceptibilidad humana pueda apreciar, sus patas se humedecen al contacto del fresco rocío. El viento imita sus movimientos, lo sigue de norte a sur, de este a oeste, siempre a su favor, nunca en su contra, se siente dominado por la majestuosidad del ser al que rodea. Yo mismo me siento hipnotizado por su cuerno, un asta con forma de espiral, plateado como la espada que descansa a mi espalda.

El gran rey comienza a iluminar las copas de los árboles con su cálida luz, la criatura pronto desaparecerá, galopará hasta lo más profundo del bosque, ocultará su belleza de las impuras miradas de los seres que pueblan esta tierra, mañana me hará madrugar.

Etiquetas:



Links a esta entrada

Crear un enlace

Publicidad

Licencia